¡Colabora!
0
Una odisea del espacio
PC

Una odisea del espacio

La longeva franquicia Age of Wonders retorna con Planetfall, una emocionante aventura intergaláctica que combina satisfactoriamente la gestión de imperios con el combate al más puro estilo XCOM.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Hay videojuegos que sencillamente crean escuela, ya sea porque inauguran nuevos y emocionantes géneros o bien porque refinan fórmulas antaño oxidadas, olvidadas o incluso malogradas. Quizás no es precisamente este el caso de Age of Wonders: Planetfall, ya que la innovación no se encuentra entre sus diversas virtudes, pero sí el de sus ancestros, y es que es verdaderamente fácil rastrear cuáles son sus grandes inspiraciones a nivel creativo: hablamos, por supuesto, de la mítica franquicia Civilization, una auténtica pionera, tan transgresora como influyente en la industria de la estrategia virtual, y de los XCOM modernos, grandes artífices de un sistema de combate adictivo, intenso y altamente exigente que ha presenciado un sinfín de trasvases hacia otros géneros o perspectivas jugables. Así pues, Planetfall recoge elementos clave de ambas propuestas; por un lado, la estrategia 4X, esto es, la concerniente a la creación y gestión de imperios, de las históricas y vetustas manos de Civilization, y por otro lado el enfoque combativo de XCOM. ¿Quieres saber qué tal ha quedado la mezcla? Pues continúa leyendo, que aquí viene nuestro análisis de Age of Wonders: Planetfall.

Maravillosas intrigas intergalácticas

Uno de los aspectos que más nos ha gustado de Planetfall es que propone una campaña tradicional al uso; es decir, un modo historia con una trama predefinida que explora una buena parte de los componentes fundamentales del universo en el que se sitúa la acción. El hilo argumental nos lleva a la perspectiva de varias razas y contempla motivos tales como la desintegración de un imperio, una extraña y creciente amenaza del vacío, o la salida tempestuosa de un avanzado estado de criogenización; hay que aclarar, eso sí, que a veces la trama se siente más bien como un pretexto para sentar los orígenes y las motivaciones de ciertas facciones, así como para aprender a controlarlas, algo que tampoco contemplamos como negativo. En líneas generales, a nivel argumental no sorprende ni cautiva, pero contribuye enormemente a la hora de construir un marco en el que situar distintos elementos del título al tiempo que elabora una buena curva de progresión, hecho que siempre será de grata celebración en el género.

La desaparición de la Unión Imperial es uno de los sucesos más importantes de la trama, tal y como revela una breve pero estética cinemática inicial.

Y es que es evidente que la propuesta central del juego no es ofrecer una historia memorable, sino un título redondo de estrategia. Para ello, tal y como adelantamos antes, Planetfall se basa en un esquema jugable 4X enfocado sustancialmente en un sistema de combate que recuerda enormemente al de los recientes XCOM; esto es, enfrentamientos por turnos con cámara isométrica y puntos de acción para establecer las órdenes de cada una de las unidades. La apuesta por el combate es un aspecto central del título, y es que lo que más haremos en Planetfall será combatir, ya sea usando coberturas y armas a distancia o extraños e inmensos artrópodos saltarines que escupen ácido; en la batalla todo vale, y ahí reside una de las principales virtudes del nuevo título de Triumph Studios: las seis facciones están bien diferenciadas y ofrecen estrategias diferentes.

Así pues, hallamos a la Vanguardia, una raza de humanos duros y asiduos a los viajes interestelares; al Ensamblaje, una raza de morbosos androides que pretenden eliminar el caos de la ecuación del universo; al Sindicato, una misteriosa y traicionera facción compuesta por varias casas; a las Amazonas, unas bioingenieras apasionadas por la alteración de la fauna local y la hípica con dinosaurios; a los Kir’Ko, una vengativa especie de insectos con líderes antropomórficos; y, finalmente, a los Dvar, unas gentes chatas, rechonchas y trabajadoras a las que les gusta minar las superficies planetarias y amenazar a las demás razas con armas de destrucción masiva. Cada una de ellas posee distintos tipos de unidades y fortalezas, a lo que se suma la personalización y mejora de héroes y unidades, tanto a nivel de habilidades como de equipamiento y monturas. Aquí la guerra la hace cada uno a su estilo; sin embargo, eso, a la larga, no es óbice para que el enfoque de los enfrentamientos pierda cierto ritmo e impacto y se torne un tanto lento, por lo que puede volverse repetitivo conforme las horas vayan acumulándose en el contador, algo que atribuimos a que no se ha apostado tanto por la diversidad de situaciones como por una amplia selección de unidades.

Las opciones de personalización no son apabullantes, pero sí que permiten modificar a nuestro comandante en la suficiente medida.

Por otro lado, el título quizás no es tan pródigo en lo que a estrategia convencional se refiere; esto es, las opciones de construcción y diplomacia no gozan de la profundidad a la que nos han acostumbrado otras propuestas del género. La gestión imperial está bien, en parte gracias a que el mapa se divide en sectores que podremos anexionar a las ciudades para explotar correctamente sus riquezas naturales y su tipo de terreno, estableciendo bases destinadas precisamente a tareas concretas, y ciertamente hallamos la presencia de los típicos recursos -energía, producción, investigación de tecnologías...- para mantener la maquinaria racial funcionando a tope, lo que más de una vez nos llevará a disputas territoriales y a guerras secundarias, pero al final todo se reduce a la guerra. Y es que hay más condiciones de victoria, pero todas ellas terminan eclipsadas por el carácter universal del conflicto bélico, sin duda el gran protagonista de Planetfall. La buena noticia es que el mapa de campaña está plagado de misiones secundarias y los turnos suelen ser breves, por lo que será raro que estemos quietos esperando a que algo suceda.

Finalmente, en cuanto al apartado audiovisual, Planetfall presenta una buena factura en materia de acabado de las unidades, especialmente si tenemos en cuenta la enorme diversidad que estas presentan, si bien es cierto que los escenarios a veces resultan un tanto planos. Los efectos también tienen sus momentos de gloria y lucen más en aquellos combates en los que hay cierto impacto de las fuerzas naturales; mención especial merecen, eso sí, las opciones de personalización de los héroes y los comandantes que a pesar de no plantear un sistema plagado de opciones permiten una mayor variedad y rejugabilidad. El apartado sonoro está presente y en alguna situación se hace notar, pero por lo general no destaca ni molesta.

Comprender y controlar correctamente la producción de los sectores y la optimización de las unidades es una parte importantísima de la jugabilidad.


Conclusiones.

Age of Wonders: Planetfall es un notable juego de estrategia que bebe directamente de dos grandes del género, aunque es cierto que después de probarlo perdura una sensación ligeramente agridulce en el paladar: la impresión de que podría haber sido sustancialmente mejor. Una apuesta más equilibrada por la gestión imperial y la estrategia civilizada quizás sería una dirección creativa interesante, si bien está claro que el título cumple plenamente en todos sus apartados y se erige como una obra muy recomendable tanto para fans del género como para los neófitos que deseen iniciarse en las bellas complejidades de la estrategia. No decepciona, pero en ciertos apartados no termina de deslumbrar, y es una auténtica pena porque la base es genial.

Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio
Análisis de Age of Wonders: Planetfall para PC: Una odisea del espacio

Alternativas
Dentro de los 4X con ambientación futurista y ese bello toque de space opera, Stellaris y Endless Space 2 son más clásicos y están más refinados en la vertiente de gestión y estrategia.
La variedad de unidades y la personalización de ejércitos. Buen equilibrio de facciones.
Los combates suelen adolecer de ritmo y se vuelven repetitivos a la larga. Diplomacia limitada.
Planetfall acierta en su apuesta por la estrategia imperial y los combates por turnos, pero a veces peca de ser un poco repetitivo.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 6 de agosto de 2019
Desarrollado por: Triumph Studios
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×