¡Colabora!
0
En las estrellas no se pagan impuestos
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One Android iPhone / iPod Touch Mac

En las estrellas no se pagan impuestos

Robot Gentleman Studios ofrece su visión cómica de unos astronautas en plena Guerra Fría Espacial

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

El miedo como ente siempre presente en nuestras vidas es tan cierto como su mutabilidad y adaptación al medio y época. Rara vez son miedos infundados ni absurdos sino que residen en amenazas reales o al menos posibles... quizá probables... de probabilidad alta tirando a media... por no decir baja. Unos tienen miedo a los invasores del exterior y otros a las comparaciones del amado presidente de la república popular con un oso de dibujos animados, lo que desencadenaría en muerte y destrucción. Ese miedo político y social fue la base de 60 Seconds!, un simulador de supervivencia cómica protagonizado por la clásica familia americana de clase media con miedo a los comunistas y sus tochas bombas nucleares (o a las patrióticas bombas nucleares propias claro). La familia McDoodle se encerraba en su propio búnker domestico y debía sobrevivir durante meses en un mundo postapocalípticos con mutantes, cucarachas y bandoleros. Este gran éxito llevó a Robot Gentleman Studios, equipo polaco, a realizar una continuación asentada en la misma premisa jugable pero con otros protagonistas, en otro lugar y otra época... pero siempre con la amenaza soviética de fondo. ¡Esto es 60 Parsecs! y nos vamos al espacio exterior!



60 Parsecs! no es una continuación más ni se limita a copiar su predecesora añadiendo unos pocos cambios argumentales y estéticos, es una mutación. Es palpable una evolución y mejoría en general que ya de antemanos aseguramos que lo convierte en un producto superior y más redondo respecto al original. La trama comienza en plena Guerra Fría Espacial en la que Estados Unidos y la Unión Soviética siguen llevándose fatal, astronautas contra cosmonautas. A finales de los años 50 surgió el programa gubernamental Astrocitizens para la educación y preparación de la ciudadanía americana para vivir en un espacio exterior libre de comunistas. Seas un hombre de bien o un antiguo maleante encontrarás una segunda oportunidad en las estrellas. ¡Dios bendiga a América!

Un equipo de astronautas vive y trabaja feliz en una estación espacial americana hasta que una explosión interna les obliga a escapar en una capsula de evacuación en apenas sesenta segundos. La tripulación superviviente deambulará por los confines del espacio durante días en busca de un nuevo planeta donde fundar una nueva colonia y salvar a la especie humana (americana). A diferencia de la familia McDoodle, no podemos salvar a todos los astronautas de la base sino solo a cuatro, por lo que debemos elegir bien. Nuestra futura tripulación estará formada por el superdotado Emmet Ellis, la antigua deportista infantil Dee Dee Dawkins, la mecánica manitas April Angelle, el héroe supuestamente condecorado Tom Thomson, el fortachón delincuente ya reformado Baby Bronco y la presumida anciana Maegan Mann.



Todos son útiles en su justa medida pero no todos pueden escapar en la cápsula, por eso debemos elegir bien a quien rescatamos. Se debe tener en cuenta las cualidades de cada uno, sus ambiciones personales si están al mando de la tripulación, su capacidad para acaparar objetos en la fase de suministros y su velocidad al andar. Emmet es un genio superdotado pero es débil, Dee Dee es muy ágil y veloz, Maegan es equilibrada, Baby es fuertísimo pero muy poco inteligente, Aprill es bastante fuerte e inteligente, Tom es... Tom. Gracias a las habilidades de inteligencia, agilidad y fuerza, con sus respectivos grados, seremos capaces de resolver satisfactoriamente todos los problemas que surjan cada día en nuestra capsula de supervivencia.

El objetivo esencial del juego es sobrevivir durante unos cincuenta días como mínimo y edificar una colonia para salvar a la humanidad en uno de los tres planetas habitables: Mootopia (deshabitado pero cuyas vacas marcianas primigenias regresarán algún día), Robotofu (roboces veganos realmente pacíficos) y Phonobos (seres trompeteros enzarzados en una larga guerra civil). Eso está claro, pero no es lo único, cada partida, capitán, final y eventos son diferentes. De manera constante surgirán misiones sobre la marcha acorde a nuestras acciones: si cumplimos la misión de aterrizar en un planeta aparecerán otras tales como explorar su superficie o ayudar a los nativos, si nuestra cápsula está en mal estado surgirán misiones de repararlo o mejorarlo. Otro tema aparte son las misiones personales del capitán, acordes a la personalidad y habilidades de quien esté a mando, por ejemplo para Emmet es “resolver conflictos gracias a su inteligencia”, para Maegan es mantener vivos a todos sus compañeros durante treinta días, para Tom es organizar varias excursiones exitosas en un planeta. Las misiones de historia sí son importantes para continuar nuestra travesía (o al menos vivir lo máximo posible) mientras que las misiones de capitán son opcionales, ideales para los completistas de logros y trofeos.

La partida principal se divide en las fases de “acopio y huida” y “supervivencia y viaje”, y desde el principio observaremos su evolución favorable respecto a la anterior entrega. El aspecto más criticado y odiado de 60 Seconds! fue su nefasto control 3D durante la fase de acopio, lo que dificultaba aún más la experiencia dando un resultado innecesariamente frustrante con su cámara caótica y su lentitud. En 60 Parsecs! se hizo muy bien los deberes y se optó por una visión 2.5D y unos controles mucho más pulidos y precisos. La escasez de tiempo del acopio (en teoría es un minuto e duración pero en realidad hay unos segundos extras de regalo, desconocemos el motivo) y los obstáculos que perjudican nuestra tarea siguen ahí pero ya no es una experiencia desagradable e injusta... de hecho es bastante divertido y adictivo. Cuando suena la alarma de evacuación debemos recorrer la base para recoger todo lo fundamental para sobrevivir en el espacio, primero la tripulación, después víveres, luego herramientas y si da tiempo algún entretenimiento o bustos dorados de entidades vacunas (¿para qué sirve esto, lector?) antes de escapar por las escaleras de emergencia y huir por nuestra vida.



Lector, posiblemente conozca sus rutinas como ser racional que vive en este mundo... ¿pero cómo serían sus obligaciones si viviese a borde de una nave de salvamento? Cada día es un nivel y siempre hay algo que hacer. Al inicio de cada día recibimos un informe de las novedades y situación de la nave, de los pasajeros y las pérdidas o ganancias de herramientas o materiales. Después tenemos que tomar una decisión importante en el ordenador de mando, puesto que somos el capitán, que abarca desde la banalidad del aburrimiento hasta peligros urgente que pueden destruir a nuestros seres queridos. Otras herramientas indispensables son el banco de trabajo, en el cual creamos, reparamos, reciclamos y mejoramos herramientas, armas y sistemas de la nave gracias al uso de distintos materiales; y la plataforma de exploración, sólo disponible si estamos aparcados en un planeta ya que sirve para explorar su superficie en busca de tesoros, habitantes amistosos y de nuestro destino. Finalmente alimentamos, curamos y animamos a los miembros de la tripulación que necesiten mimos y cuidados, tiramos de una palanca... ¡y fin de la jornada! Pues así durante muchos días, muchos días, muchos días.

Es importante dominar el banco de trabajo, la plataforma de exploración y conocer a nuestros compañeros. Seremos capaces de crear y reparar cualquier objeto pero necesitaremos materiales (electricidad, carbón) y para ello los extraeremos poco a poco cada día o mediante el reciclaje de objetos. Explorar un planeta es necesario pero también peligroso, por lo que debemos mandar al compañero más capacitado y bien equipado con herramientas y armas. Todos, excepto el capitán, puede salir al exterior pero eso no significa que sea buena idea mandar a cualquiera. En cuanto a nuestra tripulación, debemos vigilar su nivel de hambre, estado de salud física y mental, así como ganarnos su lealtad, amistad y amor. No es fácil racionar las latas de sopa porque son un bien escaso pero es cierto que algunos personajes aguanta mejor el hambre que otros. También debemos curarlos si están heridos, ofrecerles un amigo imaginario (en forma de calcetín con ojos cosidos) para que no pierdan la cordura y tratarlos bien sino queremos que se amotinen contra nosotros o desenmascaren su condición de traidor y espía.



El modo principal “Viajero”, con sus fases de acopio y supervivencia, es ideal para disfrutar la esencia pura del juego, conocer su historia y conseguir los logros o trofeos. En “Misiones” cumpliremos desafíos especiales con requisitos específicos y objetivos concretos, tales como colonizar un planeta a pesar de que nuestra nave tiene problemas con las reservas de oxígeno, o actualizar totalmente todos los mecanismos de la nave ante de veinte días. Al completar cada misión, tanto tareas principales y secundarios, conseguiremos medallas con las que desbloquear todas las misiones posibles, seis en total. Por último, en “Supervivencia” nos saltamos la fase de acopio y comenzamos directamente en la fase de viaje y supervivencia. La selección de capitán, tripulación, alimentos y herramientas es aleatoria, por lo que nunca sabremos como empezaremos la aventura ni si será fácil o difícil.

Gracias a todos estos modos viviremos numerosas aventuras y sucesos imprevisibles con resultados inesperados, una amalgama de sensaciones aleatorias en la que todo puede salir muy bien o muy mal. Todo esto refuerza su carácter rejugable y de larga duración, con sus múltiples misiones, eventos secretos, secundarios y enemigos ocultos, tesoros y finales desde lo bueno hasta lo malo. Si morimos es un final malo, por supuesto. En cambio podemos sobrevivir en un planeta extraterrestre pero tener dos finales felices diferentes y uno trágico, según las decisiones que tomemos. Avisamos que se puede conseguir un final bueno aunque un compañero, o todos, fallezcan durante el camino... lo importante es el capitán.



El diseño artístico es realmente cómico y caricaturesco, como una serie animada de los años 60 o 70 sobre hazañas espaciales en clave paródica. Una aventura kitsch retro-futurista protagonizada por inesperados astronautas de rasgos exagerados como el fortachón, el héroe en horas bajas, la chica nerviosa o la anciana aguafiestas, todos coloridos y carismáticos desde el principio, sin importar edad o raza. Son seis personajes muy majos, bien sombreados y de gestos bien definidos gracias al trazo, pero no son los únicos seres vivientes del espacio, puesto que conoceremos cosmonautas soviéticos (hoz y martillo incluidos), extraterrestres embutidos en escafandras, bestias colosales con tentáculos y colmillos hasta ratas piratas a dos patas. Más allá de estos locos moradores del espacio tenemos un par de escenarios: la estación espacial antes de explotar y la cápsula de escape donde transcurre la acción, cuya única ventana muestra unas vistas del planeta en el que hayamos aterrizado. Son poco escenarios pero cuentan con detalles curioso y un diseño bien cuidado, acorde a la temática y sentimiento humorístico de la obra.

La música es pegadiza e inquietantemente relajante. El uso del teheremín es necesario y fundamental, porque sin este instrumento de dos antenas es inconcebible la ciencia ficción de serie B de décadas atrás. No son muchas melodías y encima se asemejan demasiado entre sí, pero sin el theremín no podríamos vivir. ¡Te queremos theremín! Por supuesto los personajes no hablan pero si miramos sus perfiles pulsando sus cabezones emitirán sonidos guturales indeterminados, suspiros y quejas. Está gracioso. Por desgracia el juego no está traducido al español pero sí a otros idiomas, lo que dificulta mucho la inmersión argumental y la toma diaria de decisiones. Si no estamos atentos meteremos la pata por no entender muy bien el problema urgente del día.



Conclusión

60 Parsecs! es una continuación superior a 60 Seconds! A pesar de cambiar la ambientación no deja de ser una sátira sobre la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Dejamos atrás a una familia americana atrapada en un mundo postapocalíptico por una tripulación americana perdida en el espacio, en ambos casos hay mutantes asesinos y rojos peligrosos. Recordemos que Robot Gentleman Studios es un equipo polaco y sus integrantes, al igual que todos los seres humanos integrantes de estudios europeos exsoviéticos, no idolatran el comunismo... incluso se burlan de ella entre parodia y parodia del exacerbado patriotismo occidental.

60 Parsecs! es divertido, adictivo y rejugable con montones de aventuras imprevisibles. Tenemos a varios planetas para visitar y explorar, muchos marcianos para conocer, enemigos que derrotar, misiones con premios y muchas tácticas para sobrevivir el máximo tiempo posible y descubrir sus sorprendentes misiones. Mejoró muchísimo la fase de acopio de bienes materiales, comida y compañeros durante los sesenta segundos iniciales pero a cambio no está traducido al necesario español. Un mal por otro... lo vemos justo. Lector, si se siente suficientemente patriótico, gracioso e inteligente no dude en experimentar este loco simulador espacial disponible en PC, móviles y consolas, siendo Xbox One su ultima versión disponible.
Análisis de 60 Parsecs! para XONE: En las estrellas no se pagan impuestos
Análisis de 60 Parsecs! para XONE: En las estrellas no se pagan impuestos
Análisis de 60 Parsecs! para XONE: En las estrellas no se pagan impuestos
Análisis de 60 Parsecs! para XONE: En las estrellas no se pagan impuestos
Análisis de 60 Parsecs! para XONE: En las estrellas no se pagan impuestos

Alternativas
Su predecesora 60 Seconds! y su versión mejorada 60 Seconds Reatomized!
Humor. Estética kitsch-Sci-Fi. Imaginativo y rejugable- Muchos secretos para descubrir. Varios modos
Sin traducir al español.
Sobrevivir en el espacio no es tarea fácil, mucho menos cuando todo es letal, imprevisible y ya no queda sopa. Con astucia y humor lo conseguiremos.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×