¡Colabora!
0
El mundo visto del revés
Arcade

El mundo visto del revés

Tras el éxito de 1942 Capcom volvió a la carga con un nuevo shoot'em up ambientado en la batalla de Midway que presentaba algunas diferencias respecto de su antecesor

Por Gladiator,
0 0 0


El 7 de diciembre de 1941 -día que según el famoso discurso del presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt vivirá en la infamia- el ejercito de Japón atacó la base naval norteamericana de Pearl Harbor en Hawai destruyendo gran parte de su flota del pacífico. Este singular hecho desencadenó la guerra entre americanos y japoneses que se extendió por todos los archipiélagos de islas del pacífico.

Las islas Midway son una serie de islotes y atolones de origen volcánico situados en el extremo noroccidental del archipiélago de Hawai que se convirtieron en un importante enclave geo-estratégico durante la segunda guerra mundial y fueron escenario de una de las batallas navales más épicas que recuerda la historia reciente. Entre el 4 y el 6 de junio de 1942 la armada norteamericana repelió con éxito el ataque del ejercito japonés consiguiendo, en parte, cambiar el curso de la guerra y cimentar su campaña de reconquista del pacífico lo que les llevaría, algún tiempo más tarde, a la victoria definitiva.

Cuarenta años después, Yoshiki Okamoto, un programador recién aterrizado en Capcom después de su paso por Konami donde participó activamente en el diseño de conocidos juegos como Time Pilot o Gyruss, decidió basar uno de sus primeros juegos para la nueva compañía en esta batalla. Así nació 1942, un shooter de scroll vertical en el que un solo avión debía aniquilar fase tras fase a oleadas de unidades enemigas con la única ayuda de su capacidad para hacer loopings en un momento dado y eludir los disparos de los enemigos.

El notable éxito alcanzado por 1942 animó a su programador a revisar tres años más tarde el juego y lanzar el título del que es objeto este análisis: 1943 The Battle of Midway a la que posteriormente se unirían otras tres entregas de diferentes títulos. Lo curioso del caso es que esta saga está protagonizada por un avión norteamericano que debe arrasar sin ningún tipo de miramiento cualquier objetivo japonés que se le ponga a tiro cosa que resultaría normal de tener en cuenta que el juego proviene de una compañía y un programador nipones.

Los tres años de diferencia cronológica entre este título y su predecesor no han pasado en balde en lo que a gráficos se refiere, todo el juego presenta ahora un apartado visual más pulido; para empezar habría que destacar el diseño de los aviones enemigos que es ahora más detallado, debido en parte a un mejor aprovechamiento de la paleta de colores, y, en algunos casos, llega a tener un tamaño más que considerable. También los fondos presentan un aspecto más lucido con un nuevo diseño para el agua del mar, las islas y las nubes que abandonan esa imagen tan simplona de la anterior entrega.

El movimiento del avión es realmente suave y su desplazamiento por la pantalla no presenta ningún problema ni ralentización, ni siquiera en aquellos momentos de mayor presencia de unidades enemigas en pantalla, y eso que el enfrentamiento con algunos de los jefes finales hará que la pantalla se llene de disparos de ambos bandos, y el juego tenga que soportar mayor carga gráfica con algunos efectos extra como el fuego de explosiones y los daños sufridos por los enemigos. En general, podría decirse que 1943 aprovecha la mayor potencia de la placa sobre la que corre desplegando un entorno bastante sólido y sin fisuras.

Quizás el aspecto del juego que peor parte se ha llevado en esta secuela es el del sonido. Para empezar están las melodías, que a pesar de tener ciertos parecidos con las de otra saga de Capcom tan famosa como Ghost'n Goblins siguen siendo apagadas y simples; además, éstas son muy escasas, pues no pasan de dos o tres reservadas para el desarrollo habitual de cada fase, las pantallas intermedias y la inscripción de iniciales en la tabla de records.

Idéntica suerte corren los efectos de sonido, que no pasan de correctos, sobre todo si se tiene en cuenta que han sido heredados en su mayor parte de la versión de 1984; sólo algunos, como los correspondientes a los nuevos tipos de disparos o a las armas especiales, son realmente de nuevo cuño. En todo caso, y por destacar alguno de ellos, mencionar el producido por algunas escuadrillas enemigas al lanzarse casi en plan kamikaze contra el avión protagonista.
Análisis de 1943 : The Battle of Midway para Arcade: El mundo visto del revés
Ni siquiera el tamaño de algunos enemigos hará que el motor gráfico palidezca
Ni siquiera el tamaño de algunos enemigos hará que el motor gráfico palidezca
Los efectos de sonido de disparos y similares han sido heredados de su antecesor
Los efectos de sonido de disparos y similares han sido heredados de su antecesor

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 1987
Desarrollado por: Capcom
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×