Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
Microsoft - Una generación a contrapié
Xbox Xbox 360 Xbox One

Microsoft - Una generación a contrapié

Luces y sombras para la marca norteamericana.

0 0 0

Scalebound ha sido cancelado. Es lo que hay. Una de las grandes apuestas de Microsoft para su catálogo de videojuegos ha pasado a mejor vida. Entre que el juego llevaba mucho tiempo en desarrollo, que no iba a estar listo para este 2017 y que finalmente no iba a ser el gran juego que se esperaba, se ha tomado la decisión de cortar por lo sano. Pero este artículo no va sobre el ego de Kamiya (el director del juego) o sobre títulos que finalmente no vieron la luz. Nada de eso. Lo de Scalebound posiblemente será una cosa más dentro del cúmulo de errores que arrastra la empresa de Redmond. Queremos echar la vista atrás y reparar en los boquinazos que ha cometido Microsoft en esta generación después de dar el campanazo con su Xbox 360.

Empezamos por Don Mattrick y su nefasta presentación. La decisión de incorporar obligatoriamente Kinect encareció el producto frente a la competencia, pero la apuesta por el sistema "All in One" que convertía a la videoconsola en un soporte global (con acuerdos millonarios con la NFL y la NBA) emborronó la imagen de la marca Xbox. La apuesta por la distribución digital tuvo que ser cambiada sobre la marcha, acción que afectó a los potenciales compradores que no tenían claro si podrían compartir los títulos con sus amigos y familiares. Así, de entrada, teníamos un producto más caro y con prestaciones que la comunidad de jugadores no demandaba.

Pero no quedó ahí la cosa. Uno de los grandes aciertos de Xbox 360 caía en saco roto. Xbox Live Arcade desaparecía para dejar paso a un mercado total en el que los juegos independientes compartían lugar con las grandes producciones. Esto supuso la eliminación de las versiones de prueba para probar estos títulos, que se juntó con la eclosión de centenares de títulos modestos que han bajado la calidad de este tipo de productos. A esto debemos sumar la ausencia de acuerdos con desarrolladores japoneses. En Xbox 360 disfrutamos de Blue Dragon, Tales of Vesperia o Ninja Blade, por mencionar títulos de tres estudios diferentes. En la actualidad, solamente el desaparecido Scalebound podía considerarse como el gran juego exclusivo japonés creado para una plataforma occidental.

Las cancelaciones han estado ahí. Juegos como el omnipresente Scalebound, Fable Legends, Phantom Dust o Project Spark han desaparecido, lo que demuestra que dentro de Microsoft hay un problema de organización que ha provocado que se cierren estudios como Twisted Pixel, Press Play o Lionhead Studios. Un equipo de trabajo como el de RARE no puede estar con Kinect y el sistema de avatares que nadie usa, mientras que 343 Industries solamente ha conseguido sacar lustre a la serie Halo con la campaña de la cuarta entrega y el multijugador de la quinta parte. La Masterchief Collection resultó un fracaso al intentar reunir todo el multijugador de la franquicia en un mismo entorno y repartir el desarrollo a cuatro estudios diferentes.

Si a esto sumamos que juegos de lanzamiento como Sunset Overdrive y Ryse: Son of Rome no han tenido continuidad, que títulos aceptados por la comunidad como Dead Rising 3 o Titanfall han pasado a ser multiplataforma en sus continuaciones y que Microsoft parece empeñada en repetir en cada ejercicio la exclusividad anual de un juego que posteriormente saldrá en la competencia (Rise of the Tomb Raider mismamente), nos queda un panorama confuso para el usuario de Xbox One.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv.
×