Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
Aventura de nostalgia
PlayStation 4 Xbox One PC

Aventura de nostalgia

Los irlandeses nos traen una aventura de corte muy tradicional y con un regusto a los años 80s y 90s.

Por ,
0 0 0

Venimos de una época en la que la aventura gráfica era un género restringido al PC y ahora no hacemos más que ver cómo no paran de salir aventuras de todo tipo, tono y estilo en consolas. The Little Acre es el último en subirse al carro, la ópera prima de los irlandeses Pewter Games, que cuenta como productor ejecutivo a Charles Cecil (Broken Sword), ahí es nada.

La historia está ambientada en los años 50 en Irlanda, donde Aidan vive con su hija Lily. Aidan, por casualidades de la vida, acaba yendo detrás de la pista de su padre desaparecido y es transportado a un mundo fantástico. Lily, que es muy espabilada para la edad que tiene, también acaba en el mismo lugar. The Little Acre es un juego tan corto que no le da tiempo de hacer nada con la historia que cuenta. Presenta los personajes, los manda a otro mundo y allí resuelven un conflicto. Fin. Hay veces que se vuelve un poco más profundo y reflexivo, pero no puede porque no tiene tiempo para ello.

The Little Acre es una aventura gráfica muy sencilla y modesta, que no nos dará muchos problemas, y ése es probablemente su mayor problema. La escasa dificultad repercute aún más en la corta duración del título, que en apenas dos horas ya habremos terminado. Es más, tiene un trofeo que consiste en un speedrun de una hora y no es nada difícil conseguirlo en una segunda pasada.

Tomamos el control directamente de Aidan o Lily, salvo en un par de ocasiones que tiraremos de cursor (cuya precisión tampoco es que sea perfecta, que se diga). El movimiento de los personajes se antoja algo lento, probablemente para permitir al jugador descubrir los puntos en los que puede interactuar. Tampoco hay muchos hotspots, porque como hemos dicho, The Little Acre es muy limitado en todos los sentidos. Como mucho tendremos que navegar entre dos escenarios para descifrar el siguiente paso y los objetos que acumulamos en el inventario no son nunca más de tres.

Probablemente el mayor aliciente, sobre todo para los mayores del lugar, es su estilo gráfico, ya que tiene mucha influencia de las películas animadas de los 80s y 90s, gran parte de ellas realizadas por el gran Don Bluth. Los escenarios están muy cuidados, dibujados a mano y con muchos detalles que le dan ese toque casi adorable. Aun así, se nota la falta de presupuesto al reutilizar varios de ellos y hacer que ambos protagonistas pasen por los mismos sitios. Los personajes también se benefician de este aire añejo con unas animaciones algo bruscas pero características de otra época que no molestan, todo lo contrario.

The Little Acre es una aventura divertida durante las escasas horas que dura, pero le falta ambición por todas las partes. La historia se queda a medio gas por culpa de la duración y la escasa dificultad hace más patente el problema de la duración. Se ven buenas intenciones y un diseño artístico muy trabajado, pero las sombras ocupan demasiado como para no prestarles atención.
El diseño de los escenarios, divertido...
... hasta que a las dos horas se acaba, demasiado sencillo.
The Little Acre es una aventura interesante y divertida, pero le falta trabajo para hacerle más larga y difícil.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, Rodri.
×